Roche ha anunciado hoy que su nuevo test para la detección de la clamidia tracomatis ha recibido el certificado de la Marca CE, que le permite comercializarse para su uso clínico en la Unión Europea. Su diseño va enfocado a dos objetivos que ayudan a conseguir la fiabilidad de los resultados de las pruebas incluso cuando suceden mutaciones en el ADN del plásmido críptico de la bacteria. Según Eurosurveillance, una publicación científica independiente líder, la infección por clamidia tracomatis es la enfermedad de transmisión sexual más común en Europa. A pesar de que normalmente no causa síntomas, si no se trata la clamidia puede llevar a complicaciones, como la enfermedad inflamatoria de la pelvis o la infertilidad en las mujeres.