Antonio Vázquez, recién nombrado presidente de Iberia, ha invertido 775.000 euros en la adquisición de 500.000 títulos de la aerolínea, a un precio de 1,55 euros, según los registros de la CNMV. Su participación se sitúa así en el 0,053%, la mayor dentro del consejo de administración de la compañía, por encima del 0,11% del nuevo consejero delegado. Rafael Sánchez-Lozano ha comprado 10.000 acciones, con una inversión de 155.000 euros.