Northern Rock, el primer banco del Reino Unido nacionalizado con motivo de la crisis crediticia, ha sufrido unas pérdidas de 770,9 millones de libras (908,5 millones de euros) en el primer semestre, cifra que supone un incremento del 30,2% sobre los números rojos registrados en la primera mitad de 2008.