El Índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un 4,1 por ciento el jueves, impulsado por el creciente optimismo acerca de la economía estadounidense tras una serie de datos económicos mejores que los previstos. Los bancos como Mizuho Financial Groups subieron por la cobertura de posiciones cortas, mientras que el mercado en general se benefició de los primeros indicios de la vuelta de los inversores extranjeros al mercado japonés. Los fabricantes de coches se vieron alentados por las especulaciones de que una quiebra de General Motors podría ayudar a los grupos japoneses a hacerse con una mayor cuota de mercado a largo plazo.