El principal indicador de la bolsa japonesa, Nikkei, ha cerrado la sesión con pérdidas después de conocerse que los sueldos cayeron del modo más brusco en los últimos tres años así como una inesperada ralentización de la inversión empresarial. En concreto, el selectivo japonés ha perdido esta mañana un 0.27% hasta los 16.524 puntos.