El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ha pedido un 0,12 por ciento, tras el festivo de la última sesión, y se ha colocado al cierre en los 18.217,27 puntos, con las compañías energéticas entre las más castigadas. Por su parte, el Topix, que reúne todos los valores de la primera sección, ha perdido un 0,29 por ciento y ha cerrado en los 1.778 puntos.