El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ha cerrado con un alza del 0,72 por ciento , para terminar el día y la semana en los 17.971, gracias a la nueva debilidad del yen, que se ha visto impulsada por la decisión del Banco de Japón de mantener los tipos de interés en el 0,5 por ciento. Esta nueva caída de la moneda ha beneficiado, sobre todo, a las empresas exportadoras, caso de Honda.