El Nikkei ha cerrado la sesión con un rebote del 1.94% hasta los 16.127 puntos. La banca sacó partido de las noticias tranquilizadoras procedentes del sector financiero en Wall Street y del informe favorable emitido sobre los bancos nipones por parte de JP Morgan. La última jornada de la semana ha equilibrado las pérdidas que ha acumulado el selectivo japonés durante la jornada también gracias a la escalada del yen frente al dolar.