El parqué neoyorquino inicia la semana renqueante ante la avalancha de datos que se le vienen encima entre cifras del mercado inmobiliario, resultados trimestrales de las empresas y un posible acuerdo sobre la deuda estadounidense. Pesa, además, la rebaja de calificación de Grecia por parte de Moody´s hasta Ca1 y el oro sigue su camino al alza, colocándose por encima de los 1.623 dólares.

Ya lo anunciaban los futuros americanos y se ha cumplido: Wall Street ha abierto sus puertas en rojo con una caída del 0,79% para el Dow Jones que ha decidido abrir la semana cubierto totalmente de rojo. Ni un sólo valor se escapa de la quema dentro de un selectivo donde destaca especialmente el recorte del 2,22% de Bank of America y dos compañías dedicadas a los viajes: Boeing, abajo un 1,75% y Travelers, que se mantiene también en negativo y a la baja.

Foco de atención es, en esta apertura, la cotización de RIM, el fabricante del teléfono Blackberry, que tras anunciar un recorte en un plantilla del 10%, se deja en el mercado un 1,68%, hasta los 27,44 dólares. No es tanto esta noticia, como el hecho de que la compañía haya anunciado una remodelación de la cúpula directiva lo que está llevando a las ventas a los inversores.

Por su parte, el S&P 500 se deja un 0,73%, mientras que el tecnológico Nasdaq recorta un 0,82%.

Las dudas se ciernen, por tanto, sobre el parqué estadounidense que necesita el acuerdo entre demócratas y republicanos para la aprobación de un nuevo techo de deuda puesto que, de lo contrario, Estados Unidos se encuentra al borde del default.

El crudo Texas ha recortado ligeramente su precio hasta los 98,83 dólares, mientras que el par euro/dólar se deja a esta hora un 0,10%, hasta los 1,44. El oro se consolida como valor refugio y escala hasta los 1.623 dólares la onza.