Restan menos de siete días para que el Gobierno Obama logre alcanzar un acuerdo para ampliar el techo de deuda americano y las conversaciones entre demócratas y republicanos no arrojan demasiada luz sobre este asunto. Mientras, la onza de oro sigue batiendo máximos históricos y se coloca ya en los 1.623149 dólares, valor refugio frente a la renta variable estadounidense y el crudo Texas se paga a 98,80 dólares el barril.

Las dudas tiñen de rojo el suelo de Wall Street y los tres índices se dejan a esta hora algo más del medio punto porcentual. El que menos, el tecnológico Nasdaq recorta un 0,5%, algo más lo hace el S&P 500, que cede un 0,70%; mientras que el Dow Jones es el que más está acusando la crisis de deuda, no sólo americana, sino también europea y retrocede un 1,2% a la espera de la apertura.

No ha pasado desapercibida la rebaja de rating por parte de Moody´s a la deuda helena que ha colocado a un solo paso del default, de Caa1 a Ca. Mientras que el oro siguen batiendo todos sus máximos y se coloca ya en los 1.623 dólares por onza, valor refugio ante las dudas que acechan a la renta variable tanto en Estados Unidos como en Europa.

En el apartado corporativo, el mercado espera los resultados del segundo trimestre de la petrolera Texas Instuments, que podría presentar un beneficio de 54 centavos por acción y una facturación de 3.440 millones de dólares. Esta compañía rebajó el mes pasado sus expectativas tanto de beneficio como de ventas.

Otras de las compañías que estará hoy en el ojo del huracán es Research in Motion. El fabricante de la BlackBerry cede un 1,4% en la preapertura del mercado americano después de anunciar que recortará 2.000 puestos de trabajo, el 10% de su plantilla.