La oferta para hacerse con el grupo Marsans que representa Iván Losada Castell está generando dudas en el mercado, ya que detrás de la compra podría encontrarse un fondo cuyo objetivo sería "trocear" a la compañía para su posterior venta, operación que no beneficiaría los intereses de los trabajadores, según indicaron fuentes del sector a Europa Press. A su juicio, es "necesario" que el empresario, que la propia Marsans presenta como el "representante del posible comprador", ofrezca información clara de a quién representa para despejar estas dudas, así como sobre su plan de viabilidad.