El mercado laboral español ha moderado su ritmo de deterioro en el segundo trimestre del año, periodo en el que la demanda doméstica ha descendido a un ritmo menos intenso que en el primer trimestre, según ha señalado hoy el Banco de España.