Los inversores se lo piensan dos veces antes de entrar en el parqué y, es que, los datos de desempleo semanales les han dejado helados, una mala antesala en aras de conocer mañana la creación de empleo mensual. Así todo, el Dow Jones cede un 0,26% hasta los 10,650 puntos, el Nasdaq un 0,49% y el S&P 500 un 0,36%. En el mercado de divisas, el euro baja un escalón hasta los 1,31 dólares y, en el mercado de materias primas, el petróleo cotiza a 81,13 dólares.
Si de una pata cojea excesivamente la economía estadounidense es de la laboral. El mercado de trabajo no hace más que dar sustos. Hoy han sido las solicitudes de beneficios por desempleo que en la última semana crecieron en 19.000 hasta las 479.000, el nivel más alto registrado en 4 meses, mientras que los expertos esperan un descenso de 2.000 peticiones. Esto no es un buen presagio ante los definitivos datos de empleo del mes de julio que se publiquen mañana, pero ya lo anunciaba Bernanke.

En el ámbito empresarial Viacom presentó buenas cuentas trimestrales. La empresa de medios de comunicación ganó 420 millones de dólares entre abril y junio, un 52% más que en mismo periodo del año anterior. A pesar de superar las expectativas, Viacom no se libra de la quema y cede un 0,91%.

Otra que también sorprendió con sus cuentas fue Cigna. La compañía de servicios sanitarios perdió un 32% de sus beneficios en el segundo trimestres pero, aún así, la cifra fue mejor de lo esperado y eleva su proyección de ganancias para todo el 2010 a un rango entre 3,75 y 4,15 dólares. Cigna sube un 3% en el NYSE.

Con los resultados sobre la mesa, BP escala un 2,49% en bolsa tras anunciar que la operación “static kill” de sellado de la fuga de fuel fue un éxito.