El mercado de oficinas en el área metropolitana de Barcelona ha empezado a notar los primeros síntomas de la crisis económica, que se traduce en un previsible descenso de la demanda en los próximos meses, en una estabilización o incluso un leve retroceso de los precios y en una demora en algunos proyectos. Según el estudio de la consultora inmobiliaria Jorda & Guasch correspondiente al primer semestre del año, la tasa de disponibilidad de oficinas ha aumentado notablemente, hasta situarse en el 5,95%, un índice similar al del segundo semestre de 2005 que equivale a 327.000 metros cuadrados.