Los tres mayores fabricantes de vehículos de lujo del mundo volvieron a padecer un flojo volumen de ventas en agosto debido a que el boyante mercado chino no consiguió contrarrestar la débil demanda de Europa, por lo que el esperado rebote del mercado parece estar aún por llegar.