El mercado de cemento descendió un 34% en 2009, hasta facturar 2.270 millones de euros, y acumula una caída del 60% desde el máximo registrado en 2007, en una tendencia que continuará a lo largo de 2010, con un retroceso del 11,9%, según la última edición del Observatorio sectorial de DBK, que prevé que el mercado no tocará fondo hasta 2011.

Asimismo, el mercado de aceros especiales sufrió un retroceso del 36% el pasado ejercicio, con un volumen de negocio de 1.600 millones de euros, aunque el repunte de la demanda en algunos mercados y la "paulatina" recuperación de los precios devolverán al sector al crecimiento en 2010 con un aumento de negocio del 3,8%, "tras dos años de fuertes descensos", según las estimaciones de la consultora.