El medicamento de GlaxoSmithKline contra el cáncer de mama, Tyverb, no puede recomendarse como tratamiento rentable en cuanto a eficacia y costes, según los expertos que asesoran a la National Institute of Clinical Excellence, agencia británica que decide los tratamientos que se dispensan a través del sistema sanitario de financiación pública de Reino Unido. Aunque la recomendación no es definitiva y podría cambiar tras consultar a grupos de pacientes y médicos, representa un revés para uno de los nuevos medicamentos del grupo farmacéutico, tres semanas después de que recibiera el visto bueno en Europa.