El magnate ruso Oleg Deripaska quiere convertirse en el primer accionista de la constructora alemana Hochtief, para lo que ha reclamado el 25% ahora en manos de Actividades de Construcción y Servicios SA (ACS) alegando que tenía un acuerdo de compra preferente que no se respetó, según informa Cinco Días. El diario cita a Rasperia, que ha presentado una demanda en la que asegura que tenía un acuerdo preliminar preferente de compra con Custodia para comprar su participación en Hochtief el pasado 12 de marzo, ocho días antes de que ACS comprara las acciones de la constructora.