La bolsa de Seúl ha cerrado con nuevos descensos por segundo día consecutivo presionada por las ventas de algunos inversores institucionales en una jornada sin destacados incentivos. El índice Kospi del mercado surcoreano ha cedido 11,66 puntos (0,64%) y ha concluido en las 1.811,51 unidades, mientras que el índice de valores tecnológicos Kosdaq ha caído 3,20 puntos (0,49%) para situarse en los 644,40 puntos. En una jornada mixta de alzas y bajas las empresas productoras de maquinaría y las constructoras han retrocedido, frente a las ganancias de los sectores electrónico y bancario.