La bolsa de Seúl ha cerrado con fuertes pérdidas debido a las renovadas incertidumbres sobre la crisis hipotecaria internacional y a pesar de los rumores sobre un nuevo recorte de tipos de interés por parte de la Reserva Federal. El índice Kospi del mercado surcoreano cedió 42,51 puntos (2,33%) y finalizó en las 1.782,27 unidades, el peor registro desde el pasado 23 de noviembre, mientras que el índice de valores tecnológicos Kosdaq perdió 14,12 puntos (1,98%) hasta los 699,24 puntos. Las perdidas fueron generalizadas en todos los sectores, aunque destacaron las caídas entre las entidades financieras, las siderúrgicas y los exportadores.