El juez Robert Gerber del Tribunal de Bancarrota de Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York ha aprobado la venta de la mayor parte de los activos del consorcio automovilístico General Motors a una nueva empresa, denominada Nueva General Motors, creada por el Departamento del Tesoro del país, informó la empresa en un comunicado.
Como parte del proceso de venta, la Nueva General Motors, pasará a denominarse General Motors Company, en lugar de General Motors Corporation. La compañía que preside Fritz Henderson explicó que la aprobación de la venta de los activos de la 'vieja' General Motors "marca otro paso hacia el lanzamiento de una nueva e independiente General Motors".

La nueva empresa se hará con la mayor parte de los activos de la General Motors anterior y contará con una estructura de costes "competitiva", como resultado de los acuerdos alcanzados con los sindicatos United Auto Workers y Canadian Auto Workers.

General Motors Company pasará a estar participada en un 60,8% por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, mientras que UAW mantendrá un 17,5%, los gobiernos de Canadá y Ontario tendrán un 11,7% y la 'vieja' General Motors contará con un 10%. Además, la anterior General Motors y UAW mantendrán 'warrants' ejecutables entre el 15% y el 2,5% por el interés de la nueva empresa.