Durante el mes de marzo el ISM manufacturero de Estados Unidos repuntó hasta 59,6 desde una lectura de 56,5 en febrero. El alza supera las previsiones de los analistas, que esperaban una mejora hasta 57.