El indicador ISM no manufacturero de Estados Unidos ascendió en mayo hasta los 55 puntos, frente a los 54,7 precedentes. El consenso de los analistas había pronosticado un dato en 54 enteros.