Los precios de producción, más conocidos como la inflación mayorista, subieron un 1,1% en marzo, según el Departamento de Trabajo. Además, la tasa subyacente, que excluye energía y alimentos para restarle volatilidad al dato, aumentó un 0,2%. El consenso de expertos auguraba subidas del 0,6% para el dato principal y del 0,2% para el subyacente. Así, la tasa interanual arroja una subida del 6,9% para el dato general y del 2,7% para la subyacente.