La tasa española de inflación armonizada -medida de la misma forma en todos los países de la zona euro- cayó el 0,1 por ciento en marzo, lo que supone el primer descenso de precios interanual de la historia de este indicador que comenzó a elaborarse en 1997