El Índice de Precios de Consumo (IPC) experimentó un aumento del 1,1% en el mes de abril respecto a marzo, pero la tasa interanual bajó tres décimas, hasta en el 4,2%, registrando su primer descenso en siete meses. De esta forma, el IPC vuelve a los niveles en los que se encontraba en diciembre del año pasado, tras haber escalado hasta el 4,5% en marzo, según los datos hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A pesar de ello, por sexto mes consecutivo, la inflación se mantuvo por encima del 4%, lejos del objetivo para el conjunto del año (2%). La inflación subyacente -que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados- se situó en el 3,1% en abril, tres décimas menos que en marzo.
Por su parte, el Indicador de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó en abril el 4,2% interanual, cuatro décimas menos que en marzo. Los precios al consumo han aumentado en la eurozona en los últimos meses debido al incremento de los precios del petróleo y los alimentos. El efecto se ha notado especialmente en España ya que los alimentos tienen un mayor peso en la cesta de precios del país y porque España depende más de las importaciones de petróleo. La agencia de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, publicará las cifras definitivas de inflación en abril el jueves. Según el dato preliminar del 30 de abril, el crecimiento de los precios al consumo se relajó en abril hasta el 3,3% frente al 3,6% en marzo.