El Indice de Precios del Consumo en EE.UU ha aumentado un 0,2 por ciento en el mes de junio, pero la tasa interanual se mantiene sin cambios en el 2,7 por ciento. La inflación subyacente -que excluye los precios de la alimentación y de la energía- también ha crecido dos décimas, para colocarse en una tasa del 2,2 por ciento.