La inflación alemana mostró un ligero retroceso en marzo. En concreto, una caída de una décima que deja la tasa interanual en el 0,5% según la Oficina Estatal de Estadísticas.  De acuerdo con estas cifras, hechas en base a los datos de seis estados federados del total de 16 "länder" de todo el país, el índice interanual continua su nivel más bajo de los últimos diez años. El pasado febrero, la inflación interanual había sido aún del 1,0 por ciento. El IPC armonizado -utilizado en el cálculo europeo- subió un 0,2 por ciento respecto al mes anterior, mientras que la inflación interanual se situó en el 0,4 por ciento. El bajo nivel de inflación se debió sobre todo a la evolución de los precios de los carburantes, que bajaron respecto a febrero en un 17,5 por ciento y respecto al año anterior en un 30%.