El Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en España ha situado su tasa anual en el 4,7% en el mes de mayo, cinco décimas más que en el mes anterior, cuando se cifró en el 4,2% según el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta tasa del 4,7% es la más alta que se registra desde enero de 1997, y supone volver a las subidas tras el 'respiro' que supuso abril, mes en el que el IPC armonizado cayó cuatro décimas, después de haber encadenado siete aumentos consecutivos, que tuvieron su techo en el 4,6% alcanzado en marzo. El IPCA, que sirve después a Eurostat para incorporarlo al cálculo del índice de inflación en la Unión Europea, proporciona un avance de cómo evolucionaron los precios en España durante el mes de mayo.
Su publicación responde a la política de Eurostat y del Banco Central Europeo (BCE) de ofrecer datos equiparables en tiempo y calidad a los producidos en Estados Unidos. El indicador adelantado se calcula utilizando el mismo procedimiento que el empleado para el Indice de Precios de Consumo Armonizado, pero utilizando diversos métodos de modelización estadística para estimar la información de la que aún no se dispone en el momento de su publicación. El INE recordó que la información que proporciona el indicador adelantado es únicamente orientativa, por lo que no tiene que coincidir necesariamente con el dato definitivo, que se dará a conocer el próximo 11 de junio.