El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en España comenzó el año en el 1,1%, lo que supone un incremento de dos décimas en su tasa anual frente al 0,9% al cierre de 2009, según los datos adelantados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El indicador de inflación adelantado se sitúa así en su nivel más alto desde diciembre de 2008, como resultado, principalmente, del aumento de los precios de los carburantes frente al descenso de los mismos en enero de 2009. De esta forma, el IPCA anota su tercer mes de crecimiento consecutivo tras una senda de ocho meses de descensos. En concreto, el IPCA entró por primera vez en negativo el pasado mes de marzo y alcanzó su mínimo histórico en julio, con una tasa del -1,4%. Desde el mes de agosto, el indicador moderó su caída por debajo del 1% y en octubre se situó en el -0,7%.