La tasa española de inflación armonizada alcanzó en junio otro mínimo histórico y se situó en el -1%, una décima por debajo de la de mayo. Se trata del cuarto registro negativo consecutivo interanual de la historia de este indicador que comenzó a elaborarse en 1997.