La inflación alemana se aceleró en marzo un 0,5% mensual y un 3,1% interanual, espoleada por los precios energéticos, de acuerdo con los datos finales publicados el miércoles por la oficina federal de estadísticas. El dato fue el mismo que la estimación adelantada y estuvo en línea con las expectativas de los economistas. Sin embargo, el IPC armonizado de marzo se revisó al alza hasta un 3,3% interanual frente al 3,2%. En la tasa mensual, el indicador se mantuvo en el 0,5%.