El Indice de Precios de Consumo (IPC) de Alemania se ha incrementado un 0,4% en abril respecto a marzo y se ha mantenido en el 1,9% en tasa interanual, en línea con las previsiones. Este encarecimiento de los precios se ha producido como consecuencia del aumento del coste de frutas y verduras, electricidad y combustibles.
Los precios de la energía se han incrementado un 1,7% respecto al mismo mes del ejercicio precedente. La factura energética de los hogares se ha incrementado un 2,7% y el precio de la electricidad se ha encarecido un 6,3%. Sin embargo, el coste del combustible para calefacción se ha reducido un 8,5% debido a las cálidas temperaturas del invierno. Por otra parte, el establecimiento de tasas universitarias en cinco de los 16 estados federados alemanes también ha contribuido a la tendencia al alza de la inflación del país.