El Índice de Precios al Consumo alemán descendió en abril un 0,2% respecto a marzo pero creció un 2,4% en la tasa interanual, impulsado por los precios energéticos, de acuerdo con los datos finales publicados el jueves por la oficina federal de estadísticas. Las cifras no variaron respecto al dato adelantado y estuvieron en línea con las expectativas. En marzo, la inflación se situó en el 0,5% mensual y en el 3,1% interanual. El IPC armonizado con la eurozona en Alemania registró una caída del 0,3% en abril frente al mes anterior, pero repuntó un 2,6% frente al mismo periodo del año anterior.