La confianza de los analistas financieros alemanes y los inversores institucionales se hundió a su nivel más bajo en julio por la escalada de los precios del crudo y el IPC, y los temores por la crisis financiera de Estados Unidos, de acuerdo con la encuesta llevada a cabo por el instituto de análisis alemán ZEW publicada el martes. El índice descendió a -63,9 frente a -52,4 puntos en junio, por debajo de las previsiones de los analistas de -56,0 puntos y de su media histórica de 28,8 puntos. Es el nivel más bajo desde que comenzó a registrarse el dato.
"Los problemas actuales de las entidades hipotecarias de Estados Unidos demuestran que la crisis financiera no ha terminado aún", advirtió el presidente del ZEW, Wolfgang Franz. Los que participaron en la encuesta también consideraron que las condiciones económicas actuales son menos favorables, con una caída del indicador a 17 puntos. Las cifras no son un buen presagio para la primera economía de Europa, que ya se espera que registre un débil crecimiento en el segundo trimestre, tras el sorprendentemente sólido primer trimestre.