Un indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos aumentó en julio más de lo esperado por el mercado, otra buena noticia para el mercado inmobiliario. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés, informó el martes que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas ascendió en julio un 3,2% a 97,6, frente a 94,6 en junio. Sobre una base internanual el índice su ubicó un 12,0% sobre el nivel de 87,1 registrado en julio del 2008.