El índice manufacturero estadounidense se expandió más de lo previsto en agosto. Se trata de la mayor subida desde junio de 2011.  Los expertos creen que este movimiento podría interpretarse como una señal de que el sector  podría contribuir más a la expansión económica del país en la segunda mitad del año.

El índice que elabora el Institute Supply Management (ISM) subió a 55,7 desde el 55,4 del mes anterior.  Cualquier lectura por encima de 50 puntos indica expansión económica.  La cifra es superior a lo que estimaban los analistas ya que preveían un descenso hasta 54.

La actividad en las fábricas está recibiendo el impulso de la demanda de automóviles, lo cual es alentador para fabricantes como Ford o General Motors, de cara a ampliar su volumen de negocio en los próximos meses. El repunte de la construcción residencial también está ayudando a sostener el mantenimiento y la producción manufacturera. (Indicador Premium de Ford), 

Las peticiones a la espera de confirmación ascendieron hasta 46,5 desde 45. El índice de inventarios obtuvo pocos cambios llegando a 47,5 desde 47, mientras que el indicador de las reservas de los clientes se redujo a 42,5 desde 47,5.

El gasto en construcción también crece en agosto

El desembolso en construcción subió un 0,6%, hasta llegar a 900.800 millones de dólares, la cifra más alta desde junio de 2009, según informó el Departamento de Comercio. El aumento está por encima de lo que preveían los analistas que pronosticaban esta subida en un 0,4%.