El índice manufacturero de Chicago subió en agosto hasta los 50 puntos, mucho mejor de lo previsto. Las previsiones de los analistas estimaban un ascenso hasta 48, frente a los 43,4 puntos del mes anterior.