Un indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos aumentó en junio, aunque permanece muy por debajo de los niveles de hace un año. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR, ha informado este jueves que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas se incrementó en junio a una tasa anual ajustada por factores estacionales del 5,3% a 89,0, frente a mayo. En mayo, el índice se ubicó en 84,5, cifra revisada a la baja. Sin embargo, el índice, que se basa los contratos firmados para las ventas de viviendas usadas, permanece un 12,3% por debajo del nivel de 101,4 registrado en junio del 2007.