Los paquetes de estímulo fiscal adoptados por el Gobierno en 2008 tendrán un impacto máximo y temporal sobre el PIB del 2,25%, según los cálculos de la Comisión Europea, que atribuyen un impacto más significativo sobre la demanda y el empleo al fondo de inversión local que a la deducción en el IRPF de 400 euros.
Según las estimaciones de Bruselas, el fondo de inversión local de 8.000 millones de euros, más los 3.000 millones adicionales para I+D+i, automoción o dependencia, aprobados por el Gobierno en noviembre del pasado año, tendrá un efecto en el PIB de como máximo el 1,5%, mientras que los paquetes de estímulo aprobados en abril (la deducción de 400 euros) y en agosto (líneas del ICO y liberalización de mercados) aportarán al PIB un máximo del 0,75%, por lo que tendrán un impacto "más limitado".

La Comisión Europea indica que el actual contexto de crisis económica, el fondo de inversión local tendrá un efecto positivo sobre las infraestructuras públicas y en la inversión productiva, lo que se dejará notar tanto por el lado de la demanda como por el aumento de la productividad a medio y largo plazo.

"Este paquete de estímulo, por estar centrado en proyectos de inversión de gobiernos locales, parece ser muy favorable para la demanda y el empleo", subraya.

Además, estima que el español es el mayor paquete fiscal de todos los que se han adoptado en la zona euro, con un coste del 2,3% del PIB en 2009, que se rebajará al 0,6% del PIB en 2010.

El Ejecutivo comunitario considera que el fondo de inversión local, tanto por su composición como por el hecho de estar centrado en proyectos de inversión de los gobiernos locales, "parece ser muy favorable para la producción doméstica y el empleo".

IMPACTO MÁS MODERADO DE LA DEDUCCIÓN DE 400 EUROS EN EL IRPF


En cambio, Bruselas espera que tanto las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno en abril y agosto de 2008 --la deducción de 400 euros en el IRPF y las líneas de crédito del ICO y medidas para la liberalización de mercados, respectivamente-- "tengan un impacto más limitado". De acuerdo con las previsiones de Bruselas ambos paquetes tendrán un impacto temporal en el PIB español "ligeramente inferior al 0,75%".

En este caso, la Comisión Europea considera que "el alto endeudamiento de la economía española podría impulsar un proceso más agudo de desapalancamiento que en otros países de la eurozona".

"El resultado es que las medidas pueden ser menos eficaces porque en lugar de impulsar en su totalidad el consumo o la inversión privada, podrían aumentar la tasa de ahorro en un contexto de restricciones del crédito, elevado desempleo y elevados déficit por cuenta corriente y presupuestario", explica la Comisión Europea en su Informe.

MEJOR ESTÍMULOS A TRAVÉS DEL GASTO QUE REBAJA DE IMPUESTOS


Una fuente comunitario reconoció que Bruselas tiene "más reservas con los recortes de impuestos" que con los paquetes de estímulo para fomentar las infraestructuras y la inversión productiva, aunque dejó claro que "no es algo específico de España" sólo.

"La teoría económica y nuestras simulaciones muestran generalmente que cuando uno se enfrenta a un contexto de crisis y una gran bajada en la demanda como es el caso, políticas de gasto tienen más efecto en general que los recortes de impuestos. La razón es simple: la gente puede ahorrar los recortes de impuestos y no impulsar la economía", explicó la citada fuente.

Bruselas reconoce que el español es el mayor paquete fiscal de todos los que se han adoptado en 2008 tanto en la zona euro como en el conjunto de la UE, con un coste del 2,3% del PIB en 2009 frente al 1,1% de media comunitaria.

Sin embargo, España comenzará a "revertir las medidas de estímulo desde el próximo año" en 2010, cuando el coste de las medidas fiscales adoptadas y anunciadas se rebajará al 0,6% del PIB, por debajo de la media europea que se sitúa en el 0,7% en 2010. 

EL COSTE DE LAS MEDIDAS, EL 2,9% DEL PIB

El coste total previsto de las medidas fiscales adoptadas o anunciadas por el Gobierno español para 2009 y 2010 se elevarán al 2,9% del PIB español, de acuerdo con las previsiones del Ejecutivo comunitario.

El Ejecutivo comunitario reconoce en su Informe que "estímulos fiscales considerables tienen el potencial para mitigar la tendencia a la baja en la demanda y, por tanto, de limitar sus efectos negativos tanto en la inversión como en el empleo y, en el caso español, considera que "las medidas de estímulo españolas proporcionan un apoyo temporal a la actividad económica en 2009", un apoyo que además será "reforzado por el funcionamiento de los estabilizadores automáticos".