Las caídas fueron la tónica general durante la sesión de la bolsa española. El Ibex 35 sin embargo consiguió cerrar la sesión plano en los 8.398 puntos. En una sesión en la que todas las miradas apuntan a Siria, pendientes del ataque anunciado por Estados Unidos, y donde el miedo se ha dejado sentir en una prima de riesgo que alcanzó los 269 puntos básicos. IAG se coronó como valor más penalizado de la jornada.

El miedo ahora mismo lo infunde Siria. Es la opinión de la mayoría de los expertos para justificar las fuertes ventas que se han acumulado en los índices de renta variable en las últimas jornadas. El Ibex35 cotizó gran parte de la sesión en negativo aunque consiguió cerrar plano en los 8.398 puntos.  Los expertos que, aunque no el único, el factor Siria puede tambalear a los índices a corto plazo. Sobre todo si tenemos en cuenta el efecto que está teniendo en activos como el petróleo y ,por ende, en un sector como el de las aerolíneas.

No es de extrañar en este entorno que una compañía como IAG se haya dejado más del 3.8% en la sesión y  se haya convertido en la más penalizada. CErró en los 3.3460 euros. Una penalización que compartieron - aunque de forma más moderada - las acciones de DIA y Enagás. La alimentaria sufrió pérdidas de más del 2% y cerraron en los 5.8800 euros. Por su parte, la gasista mañana comenzará a cotizar desde los 17.1050 euros.

Entre los grandes, pocos nombres se contabilizaron en los números rojos. Telefónica cerró en los 10.4750 euros tras experimentar una caída del 0.3% en la sesión. Por su parte, las acciones de Inditex recortaron más del 0.6%, hasta los 99.78 euros por acción. Repsol se dejó llevar por las subidas y, al ritmo del 3.1%, marcó en los 18.11 euros su útlimo precio. Y lo mismo para los dos grandes bancos que, al ritmo del 0.22% Santander cerró en los 5.4250 euros en tanto que BBVA se animó con un 0.4% de subida, hasta los 7.2800 euros.

Unas subidas que fueron superadas por las de FCC, que superó el 3% de subida - hasta los 13.55 euros - en tanto que Sacyr consigue revalorizar en más de dos puntos porcentuales el precio de su cotización, que cerró en los 2.81 euros la sesión.