Digerir los resultados de la prueba de estrés, analizar minuciosamente la incesante lluvia de resultados… los inversores han tenido bastante tarea esta semana. Pero parece que los deberes están bien hechos, el Ibex35 consigue anotarse más de un 2,5% al alza a su expediente llegando a superar uno de los ejercicios más difíciles en los últimos meses: los 10.700 puntos. ¿Habrá ánimos para subir “nota”? Prácticamente inmersos en el verano, los expertos advierten: la volatilidad será una de las pruebas más difíciles de sortear pero ello no supone tener que perder la esperanza. Los 10.800 puntos pueden estar cerca.
El buen sabor de boca que dejaron los resultados de los test de estrés realizados a la banca así como gran parte de los resultados empresariales que muchas de las cotizadas han puesto sobre la mesa parecen estar contentado al mercado. Pero no sólo del ámbito empresarial, el riesgo país de España disminuye ligeramente, el coste de emitir deuda española vuelve a bajar y en las últimas emisiones la demanda ha sido muy superior a la esperada. Parece que los nervios del mercado se calman, la confianza regresa entre los inversores que impulsan al selectivo español más allá de los 10.700 puntos tras anotarse un repunte semanal superior al 2,5%.

¿Mantener los repuntes? Sí aunque no por mucho tiempo. Y es que con tanta volatilidad en los meses de verano es difícil hacer predicciones”, asegura Soledad Pellón, analistas de IG Markets. No obstante, ante este escenario el selectivo español puede tener un rebote alcista pero la tendencia sigue siendo bajista. Así lo considera Miguel Cedillo, gestor de Difbroker quien añade que “podríamos ver un recorrido hasta la zona de los 10.850 puntos donde se encontraría con la línea de tendencia que empieza a marcar bajista intermedia desde los máximos alcanzados”.

Hay que hablar entonces de rebote técnico, apunta Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic BrokerHouse. “Estamos ante un rebote técnico que no creo que se alargue demasiado aunque no hay que negar que la situación a corto plazo es alcista mientras no pierda los mínimos relativos en niveles de 9.800 puntos”. Tras superar el 61,8% de todo el movimiento bajista precedente -continúa- “el índice tendría un primer objetivo en 10.625 puntos, zona de resistencia en la que podría girarse, por lo que no sería momento para incorporarse”.

Como resistencia, el Ibex35 la encuentra entre los 10.700-10.800 puntos, “nivel que sirvió de apoyo entre marzo y abril de este año y por donde pasa la tendencial bajista desde máximos anuales”, apunta Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI. “No hay una sobrecompra excesiva, por lo que este rebote puede tener continuidad. Si bien, el escenario de fondo sigue siendo bajista, por lo que recomendamos aprovechar el rebote para reducir nuestra exposición a la renta variable y especialmente a la española”.

Dax alemán, sigue siendo el mejor alumno

La calma también se impone entre los índices el viejo continente. Y sin que sea novedad, los expertos vuelen a señalar al Dax alemán como el que mejor se comporta. Y ello pese a que la cotización del índice germano en lo que va de semana ha descendido un 0,24%. Parece que tan sólo es un pequeño bache de su larga marcha alcista. Desde Hanseatic Brokerhouse reconoce que “es el selectivo que mejor se ha comportado en toda la renta variable internacional”. Actualmente -continúa- “se encuentra en zona de máximo y, mientras no pierda los 5.900 puntos, la estructura alcista no se va a deteriorar”. Por arriba, este experto observa que “ha tenido un doble apoyo en niveles de 6.400 puntos, lo que podría estar triangulando el movimiento”. Pero el Dax tiene un objetivo: “alcanzar el 61,8% del movimiento bajista desde finales de 2007, por tanto, en caso de superar los 6.400 puntos, podría interpretarse como un movimiento de continuación alcista pero, en torno a 6.470-6.500 puntos podrían aparecer zonas de venta”.

Y en EEUU…

Al otro lado del Atlántico, “los índices norteamericanos han superado niveles importantes de referencia”, señala Vicho quien detalla que en el caso del S&P 500 se han superado los 1.100 puntos mientras que en el Dow Jones los 10.400 puntos, lo que abre la posibilidad de un nuevo tramo alcista para próximas sesiones, con un objetivo en los 1.120-1.130 puntos para el S&P 500, y los 10.700 puntos para el Dow Jones”. El experto afirma que “en el corto plazo la tendencia puede ser alcista, pero el escenario sigue siendo bajista, por lo que también habría que aprovechar el rebote para reducir la exposición a la renta variable americana”.