El Ibex35 cerró la sesión con una penalización del 0.4% que le dejó en los 8542 puntos. Una penalización que llegó liderada por los títulos de Abertis e Inditex el día en que Funcas predijo que España cumpliría los objetivos de déficit del 6.3% PIB para 2013. En el mercado de deuda, la prima de riesgo bajó a 287 puntos básicos con un euro que siguió su escalada bajista frente al dólar, en las 1.2914 unidades. 

Jornada de ventas en la renta variable nacional al calor de las nuevas previsiones que han lanzado los expertos de Funcas (Fundación de las cajas de Ahorros) sobre la economía española. Unas previsiones que advierten de que nuestra economía puede cumplir su objetivo de déficit del 6.3% para 2012 y el 5.5% para 2014, después de que Bruselas haya dado dos años de margen para situar el déficit público por debajo del 3%. DE hecho, se espera que las administraciones públicas cierren este año con un déficit ligeramente inferior al proyectado.

Unas previsiones que llegaron el día que se publicó que el déficit de las Comunidades Autónomas alcanzó los 1235 millones en el primer trimestre, un 0.12% del PIB. Mientras que las comunidades autónomas tuvieron un saldo negativo de 1.235 millones, el Estado registró un déficit hasta marzo de 16.071 millones, el 1,53% del PIB.

Datos macro que sirvieron para relajar la prima de riesgo hasta los 287 puntos básicos pero que no consiguieron revertir la tendencia del selectivo español, que cerró con caídas del 0.4% que le llevaron hasta los 8542 puntos. A pesar de ello, el índice “es de los más baratos y de lo que más probabilidades de subir pero hay una serie de lacras que nos hacen daño: el sector financiero, donde podrían exigirse nuevas provisiones y quizás alguna entidad tuviera que hacer ampliaciones de capital y, viendo el peso que tiene en el índice, pues podría añadir más debilidad. Y además el sector de la energía, sobre el que pesa el tema regulatorio”, explica Álvaro Blasco, director de análisis de ATL Capital.

Los bancos, tuvieron su protagonismo por el lado de las ventas. De hecho, Banco Santander fue la única de las entidades consiguió saldar en positivo la sesión. Banco Popular cerró plano y marcó en los 0.6020 euros su último precio. Banco Sabadell y Bankinter perdieron más del 0.9% - con lo que mañana comenzarán a cotizar desde los 1.5800 euros y los 2.8540 euros, respectivamente – mientras que Caixabank se vio penalizada con más del 1.1% de caída, hasta los 2.7990 euros.

Con tono rojo también BBVA, que retrocedió un 0.3% y marcó en los 7.4400 euros su precio mientras que la entidad cántabra logró cerrar en los 5.4400 euros, tras subir un 0.18%. Comportamiento que llegó el día en que ambas entidades fueron puestas en la lista de “infraponderadas” en las carteras de los brokers.

Evolución Santander (rojo) frente a BBVA (azul). Fuente: Infobolsa



Entre los valores más penalizados de la sesión, Abertis recortó más del 3.2% y cerró en los 14.3600 euros. Le acompañaron los títulos de Inditex, con pérdidas de más del 2.5% y Abengoa B que mañana comenzará a cotizar desde los 1.900 euros, tras vivir un recorte de más del 2.4% en su cotización.

En el lado contrario, los mayores positivos llevaron el nombre de IAG que, con subidas del 2.9%, cerró en los 3.2840 euros. Mediaset elevó en más del 2.5% su cotización – que mañana comenzará a cotizar desde los 6.5770 euros – mientras que Sacyr Vallehermoso subió un 1.2%, hasta los 1.7120 euros.

Protagonista de la jornada Liberbank. La entidad subió más de un 30% en su primer día de negociación, hasta los 0.5200 euros. La entidad, constituida por el Grupo Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria, se estrenó a un precio de 0.40 euros y salió a bolsa como parte del proceso de reestructuración. Mediante el procedimiento de “listing” como fruto del canje en acciones de híbridos, con participaciones preferentes o deuda subordinada, en manos de grandes inversores y clientes minoristas.