Con la volatilidad al timón, poco ha cambiando el rumbo de la renta variable española. Y es que el Ibex35 sigue navegando entre dos puertos clave: los 8.800 puntos como soporte y los 10.300 como resistencia. Los inversores no han podido sortear el mar de dudas y expectación que tanto los resultados empresariales como los ansiados test de estrés han proporcionado al mercado a lo largo de la semana. Ahora, con los resultados de la prueba de estrés de la banca sobre la mesa ¿cuál será el rumbo del mercado? Los analistas lo tienen claro: es muy probable que se mantengan los 10.000 puntos, los ánimos de los inversores internacionales serán su apoyo.

Semana si... semana también, el mercado ha navegado bajo la dirección de la volatilidad. Y es que en esta ocasión han sido los resultados empresariales, pero especialmente los relacionados con las pruebas de estrés a la banca los que han empujado al selectivo español como en un balancín. Pero los niveles han variado poco. Como soporte, los analistas siguen apuntando hacia los 8.800 puntos mientras que los 10.300 sirven de resistencia. ¿Y a partir de ahora? Parece que la volatilidad seguirá siendo el acompañante por excelencia del selectivo, lo que a juicio de Miguel Paz, analista de Unicorp Patrimonio hace "impredecible saber cuál será la evolución que podemos tener en el mercado". No obstante, aunque ante este escenario la época de verano en la que nos encontramos no sea la mejor para invertir, se irán tranquilizando los ánimos de los inversores internacionales y confio en que se mantengan los 10.000 puntos".

Tampoco parece ser buen momento de tomar posiciones alcistas para Alejandro Martín subdirector en España de Hanseatic BrokerHouse, quien considera que "ya habrá tiempo para eso". Por el momento -continúa- lo que podemos esperar del mercado es lo mismo que en semana anteriores: "una tendencia bajista que, donde en los próximos meses podemos llegar a ver los mínimos de junio". Y es que el Ibex 35 no puede superar la resistencia importante que encuentra "en la zona de los 10.300 puntos, por lo que no es momento de entrar alcista en ningún valor”. Sin embargo, Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M de Capital EAFI, recuerda que “dentro de este rango el mercado ha tenido muy buen comienzo en el mes de junio con una subida vertical y donde el 50% de esa subida pasa por los 9.650 puntos que, mientras no los pierda, estaríamos ante una mera corrección técnica”. Positiva también se muestra Ana Rafels, analista de Bolsacash, quien considera que “el Ibex 35 consiguió situarse por encima de los 10.000 puntos y dar esa esperanza por lo que es posible que sigan esos avances”. Señala que “las zona de resistencias que se podían ir a atacar 10.450, 10.500 puntos”



Algo mejor es el comportamiento del S&P500. Así lo aseguran desde Hanseatic Brokerhouse, desde donde observan que el S&P 500 “está en niveles clave y cercano a la parte superior del canal alcista y, sobre todo, a la parte superior de la recta directriz bajista de más corto plazo”. Llegados aquí, el analista dice que “es posible que vuelva a salir papel y se produzca un movimiento de rebote”. Niveles de 1.100-1.103 puntos deben ser considerados resistencia en el corto plazo y, “en caso de perderlos, es posible que vuelva a caer al entorno de los 1.010 puntos”. En el medio plazo dice que “podría estar formando una figura de hombro cabeza hombro y, de perder los 1.010, su objetivo bajista sería de 880 puntos, que convergen con el 61,8% de todo el movimiento alcista”.



En lo que respecta al Eurostoxx50, Martín apunta que est eíndice “mantiene un movimiento lateral en forma triangular y, en la parte superior de ésta formación podría aparecer papel y, si pierde la directriz alcista de esta formación, podría ir a buscar niveles del 61,8% de todo el movimiento bajista, los 2.250-2.600 puntos”.