El Ibex 35 pone punto y final a la semana con una revalorización superior al 4%, hasta los 8297 puntos, aunque la última sesión cerró con una penalización del 0.8%. Se cierra así una jornada en la que los bancos se coronaron entre los más sufridores de la sesión, con pérdidas que superaron el punto porcentual, el día en que le tocó a BBVA rendir cuentas ante sus inversores. En el plano económico, la prima de riesgo en los 305 puntos básicos después de que el gobierno haya confirmado que no habrá crecimiento hasta 2014. 

La última jornada de la semana finalizó con una penalización para el Ibex35 del 0.8% que le llevó a los 8297 puntos, lo que se transformó en un beneficio semanal de más del 4.7%, desde los 7915 puntos en los que cerró el pasado viernes. Sin embargo, los expertos reconocen que aún quedan sustos por ver en la renta variable. Roberto Moro, de Apta Negocios reconoce que el escenario más factible es la vuelta a los 7700 puntos “en un movimiento en el que todos los índices irán a buscar al unísono niveles de soporte”. Y es que, desde un punto de vista técnico “las señales continúan apuntando a una falta de dirección y a una continuidad del actual movimiento lateral. Desde una perspectiva fundamental el escenario también cuadra”, explica Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión. (Ver: Cartera de acciones. Reducimos exposición)

No es para menos si tenemos en cuenta que esta mañana el gobierno ha confirmado que el crecimiento verá la luz en 2014, con perspectivas de que caiga un 1.3% este año, aunque la tasa de paro seguirá por encima del 26% hasta 2015. ¿Efecto? La prima de riesgo volvió de nuevo a colocarse por encima de los 300 puntos básicos.

Entre los valores más penalizados de la jornada, los bancos. Eso sí, no todos. Hoy le tocó a BBVA publicar sus resultados. La entidad que preside Francisco González firmó el primer trimestre del año con un beneficio de 1734 millones de euros, un 72.6% más que en el mismo período del año anterior. Sus accionistas sin embargo optaron por posicionarse vendedores de la entidad y, al ritmo del 1.4%, cayeron hasta los 7.30 euros. Un comportamiento que compartió su homóloga cántabra, Banco Santander, que el próximo lunes comenzará a cotizar desde los 5.4190 euros tras sufrir una corrección superior al 1.3%.

Unas caídas que poco tuvieron que ver con las experimentadas por ArcelorMittal. Cedió más del 2.9% y marcó en los 9.2720 euros su último precio. Enagás y Abertis recortaron en torno a dos décimas, fijando su precio en los 19.82 euros y en los 13.74 euros por acción.

Entre los pesos pesados, también sombras. De hecho, Telefónica se dejó un 1.1% en el parqué, hasta los 10.9850 euros. Iberdrola perdió un 0.8% en tanto que los títulos de Repsol despidieron la semana en los 17.3150 euros, tras una penalización de más del 0.7%.

Los más positivos de la sesión llevaron el nombre de Ferrovial que, al ritmo del 1%, cerró en los 12.72 euros. Banco Sabadell y Abengoa firmaron la sesión sobre los 1.5690 euros y los 1.8000 euros, respectivamente.