Del todo al nada. La primera sesión de la semana pasó de la subida, sin tiendo, en los principales índices del viejo continente a la dramática caída. El Ibex35 cerró la jornada en los 8.140 puntos tras una penalización del 2.2%, después de lograr marcar en los 8461 puntos el máximo de la sesión. Las palabras del presidente del Eurogrupo admitiendo que las quitas aplicadas en Chipre se podrían aplicar a otras economías, han hecho temblar a la renta variable. ¿Y ahora? El soporte más importante en la zona de 7900 puntos. En el mercado de deuda, la prima de riesgo subió hasta los 360 puntos básicos. 
 
El Ibex35 abre y cierra hueco en la misma sesión. El movimiento al alza en la apertura le llevó directamente a los 8460 puntos. Una revalorización de más del 2% en su primer movimiento que llegó liderado por el sector financiero. Sin embargo, el movimiento a la baja no tardó en llegar y, con pérdidas del 2.2%, el selectivo despidió la sesión en los 8140 puntos. Los expertos avisan de que la pérdida del soporte clave en 8250 puntos hace ponerse en el lado más pesimista. “Es cierto que la obviedad nos muestra fuertes presiones bajistas en las zonas cercanas a los 9000 puntos y es lógico, puesto que estamos en una fase de pesimismo extremo y el mercado reacciona con mucha volatilidad”, reconoce Gisela Turazzini, Cofundadora de Blackbird Group.

¿Y ahora? Lo cierto es que llegados a este punto el índice no encuentra soportes importantes hasta los 7900 puntos y por debajo de los 7750 puntos, por donde pasa la media móvil de 200 sesiones. Miguel Rodríguez Bonet, de formaciontrading.com ve como escenario más probable "la perforación de los 7900 puntos con objetivo hacia la zona de 7500 enteros". 

Pero ¿qué ha ocurrido para ver este cambio de tendencia? justificaciones, de nuevo, hay muchas. La mayoría apunta a las palabras del presidente del Eurogrupo, Joren Dijsselbloem, que ha admitido que el rescate de Chipre “se puede considerar como un modelo a seguir para el resto de la eurozona. Estas palabras, que han desatado el pánico en las Bolsas, dan a entender que podrían producirse nuevas quitas a depositantes en futuros planes de ayuda. En una entrevista concedida a Reuters, el mandatario ha advertido de que los países de la Eurozona con grandes sectores bancarios “deben mirar a la reestructuración de Chipre y reducir su tamaño”. Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG admite que  el mandatario "ha puesto el acento en la cadena de prelación ante nuevas ayudas al sector financiero de un país (accionistas, poseedores de deuda junior, poseedores de deuda senior, depositantes con más de 100.000 €, fondos provenientes del MEDE).  Con lo que el mercado, al igual que hizo el pasado lunes, "ha vuelto a entender que los depósitos bancarios no están asegurados, y que las facturas de asistencias futuras a bancos europeos podrán cargarse en cierta medida contra los depositantes". 

Los bancos, entre los más negativos

El sector financiero, de nuevo protagonista de la jornada. Cerró siendo uno de los mayores sufridores de la sesión. Bankinter perdió más del 4% - hasta los 3.98 euros, mientras que BBVA descontó un 3.6% de la sesión, con lo que mañnaa comenzará a cotizar desde los 7.03 euros. Santander recortó un 3.2% el precio de su cotización, hasta los 5.41euros, mientras que los títulos de Sabadell y Popular retrocedieron, hasta los 1.49 euros y los 0.6100 euros, respectivamente. 

Aunque no fueron los más penalizados de la jornada. Sacyr Vallermoso perdió un 4.9% y cerró en los 1.4360 euros.  Iberdrola descontó un 4.6% de su precio - que cerró en los 3.81 euros - mientras que Gas Natural perdió un 4.4% de su valor, cerrando en los 14.03 euros. Ambos valores fueron, junto a Endesa, una recomendación de infraponderar a ojos de JP Morgan

Entre los positivos, sólo tres valores. Acerinox sumó más del 2% y cerró en los 8.23 euros. OHL subió un 0.9% y marcó en los 26.72 euros su último precio mientras que los títulos de Grifols lograron remontar algo más de medio punto porcentual, hasta los 28.26 euros.