El Ibex 35 vivió otra sesión volátil en la que los bancos volvieron a ser de los títulos más castigados de la jornada, aunque consiguió mantener el tipo al cerrar con un repunte del 0,39% hasta los 11.379 puntos después de caer ayer casi un 3%. La desconfianza que acecha al sector financiero al otro lado del Atlántico –a Fannie Mae y Freddie Mac se suman ahora las malas previsiones de Goldman Sachs para las grandes entidades norteamericans- se contagia al Viejo Continente y arrastra a los valores del sector incluídos los dos grandes españoles, Santander (-0,26%) y BBVA (-0,90%). Aún así, el selectivo español, aupado por el resto de sus blue chips se vistió de verde en una jornada en la que el petróleo cotizó en los 114 dólares y el euro cerró a la baja y se cambió por 1,4687 dólares.
((HABRÁ AMPLIACIÓN))