La bolsa madrileña se movía sin un rumbo claro a mediodía lejos de máximos, a la espera de que el presidente de la Reserva Federal ofrezca su discurso sobre integración económica global esta tarde. También destacan el repunte de los bancos por la fiebre de fusiones.
La bolsa madrileña se movía sin un rumbo claro a mediodía lejos de máximos, a la espera de que el presidente de la Reserva Federal ofrezca su discurso sobre integración económica global esta tarde. También destacan el repunte de los bancos por la fiebre de fusiones. A las 12.00 el índice IBEX-35 añadía 14,8 puntos hasta 12.070,8, tras fluctuar en una banda de 12.057-12.099, con un volumen de 480 millones de acciones.