El selectivo del continuo mantuvo al cierre los 15.000 puntos gracias al empuje final de Wall Street que abrió en positivo en medio de operaciones corporativas y a pesar del mal dato de viviendas de segunda mano conocido durante la sesión. Así, las cosas, el Ibex retrocedió un 0,28% a 15. 053 puntos con lo que acumula un descenso semanal del 0,09%. Descensos para la bolsa española en una jornada donde los indicadores europeos lograron dar la vuelta a los números rojos y terminar en positivo favorecidos por una ligera caída del precio del petróleo que cerró la jornada por debajo de los 70 dólares el barril.
Ni el buen comportamiento de la aerolínea durante la sesión, ni la subida que mostró el Santander en los últimos minutos fueron capaces de convencer al Ibex para que convierta la corrección de las últimas jornadas en un nuevo repunte. La bolsa española marcó en su último movimiento los 15.053 puntos tras una caída del 0,28%.