La tranquilidad vuelve al mercado español. El Ibex 35 frena las pérdidas de la apertura y cede un 0.55% hasta los 14.658 puntos a media sesión. A pesar de la volatilidad existente, el miedo de los inversores a entrar en el mercado parece difuminarse y los temores a una crisis crediticia se muestran cada vez más lejanos, tras la cuarta inyección de liquidez del Banco Central Europeo en los mercados.
El Ibex 35 continua en terreno negativo a media sesión. Una mala previsión en las cifras de UBS para el segundo semestre del año “ha servido como excusa para que los principales bancos tomen beneficios” y en consecuencia, los indicadores europeos, asegura Xavier Cebrián, analista de Gaesco. Las plazas europeas del viejo continente no muestran un panorama más alentador. El CAC-40 se consolida como el índice más penalizado con una caída del 0.78% mientras que Eurostoxx50 y DAX rodean el 0.50% de recorte. El FTSE-100 se mueve un tímido 0.09% abajo.